MI RUTINA FACIAL NATURAL | MASCARILLAS Y EXFOLIANTES NATURALES

MASCARILLAS NATURALES CASERAS

Sí, me he dedicado a ponerme un sombrero de fruta con Photoshop. No, no tengo vergüenza.
Prosigamos.

¡Buenas, queridas!
Este es el tercer post/vídeo sobre mi rutina facial natural. Esta vez, vamos a tratar el tema de las mascarillas.

En este caso, en el mercado existe una amplia variedad de mascarillas y exfoliantes naturales que podéis probar sin arriesgar la salud de vuestra piel. Aún así, a mí siempre me ha gustado la idea de poder prepararlos en casa para adaptarlos a las necesidades concretas de mi piel sin tener que comprar diez tipos distintos de cada uno.
Por tanto, hoy os dedico un ratito para hablaros de mis recetas favoritas.

¿Empezamos?


Mascarilla hidratante casera

Mi piel es normal-mixta, pero la parte 'normal' tiende a secarse y a pedirme a gritos un boost de hidratación de vez en cuando. Para esos días, preparo esta mascarilla que hidrata y nutre las zonas más secas, sin perjudicar las más grasas.

¿Por qué estos ingredientes?

El aguacate, además de ser tremendamente hidratante por sus aceites, contiene vitaminas D y E, que favorecen la producción natural de colágeno, esencial para la elasticidad de la piel y para prevenir el envejecimiento prematuro. Además, es bueno contra las manchas y 'aclara' la piel.

El yogur actúa como desinfectante y refrescante. Limpia de forma suave y exfolia ligeramente a la vez que combate, llegado el caso, la piel castigada por el sol (guiris cangrejeros, os estoy mirando a vosotros)

Por otra parte, la miel es otro potente hidratante, además de ser antibacteriano (¿sabíais que años ha los médicos utilizaban cataplasmas de miel sobre heridas abiertas para protegerlas de posibles infecciones? yo sí, porque me lo ha dicho Claire Beauchamp) y combatir el acné a la vez que limpia los poros sin taponarlos (can I get a hallelujah)

Praise the Lord
Praise the Lord
Esta mascarilla la uso bien cuando veo que mi piel necesita hidratación urgentemente, bien como rutina un par de veces al mes.
En caso de deshidratación grave (el invierno manchego se ríe de winter is coming, hola) añado una cucharadita pequeña de aceite de jojoba (de cuyas bondades ya os he hablado aquí)

Una vez mezclados todos los ingredientes tendremos una pasta similar al guacamole (no os lo recomiendo como snack, tho) y simplemente tendremos que aplicarlo en nuestro rostro reseco y sediento y dejarlo reposar durante media hora. Una vez pasado este tiempo, simplemente retiramos con una toalla humedecida en agua templada, y disfrutamos de nuestro nuevo rostro de querubín descendiente de mamá elfo y papá culito de bebé (sí, no sé, ya está, yo lo he dicho)


Black mud mascarilla

Sin embargo, luego están esos días. Esos días de excesos con el maquillaje, de largas horas rodeada de humo y humanidad, de días de verano largos y calurosos con su consecuente sudor sucio, desagradable, y otras cosas pegajosas.

Culipardas, raise your hands
Culipardas, raise your hands.

En estos casos, casi puedo oír a mis poros gritando al unísono que les dé una ducha considerable. Y un baño químico a base de ácido si hiciera falta (no, tranquis) para quitarles toda la suciedad que están tragando y tragando.

Para estos casos, nada mejor que un exfoliante (que veréis a continuación) y una mascarilla limpiadora y purificante. Como siempre, podéis prepararla vosotras mismas con arcillas varias (verde para pieles grasas, blanca para pieles secas y sensibles. La de los charcos, no, porfi)

Sin embargo, yo decidí probar esta de iHerb, y no podría estar más contenta.
Citando a Julia Phoenix (cuyo review os dejo aquí, porque mejor que lo ha hecho ella no lo voy a hacer yo, por favor echadle un vistazo pero ya):

"Una vez la retiré, noté justo lo que preveía: todo el rostro enrojecido, debido a la reactivación de esos capilares subcutáneos, los poros disminuidos al máximo, piel más tersa y lesiones acnéicas visiblemente disminuidas. Por no decir que desde que uso esta mascarilla ya no tengo acné, y de momento no parece contraatacar."

Exacto. Esta mascarilla consistente principalmente de barro del mar muerto limpia en profundidad, descongestiona los poros, los reduce y combate el acné y sus cicatrices muy mucho. Además, activa la circulación subcutánea, y en general, es de diez.

Podéis comprar el bote de 160 gramos aquí por $8.49.

Exfoliante facial casero

Pero, ¿y antes de la mascarilla? ¿Deberíamos exfoliar siempre?
No es necesario exfoliar siempre que nos ponemos mascarilla. Muchas veces me limito a limpiar durante un minuto o dos, con alevosía, mi rostro con el jabón que uso de forma habitual (el de exialoe del que os hablé aquí y que os recuerdo que podréis adquirir si contactáis con Sonia en su dirección sonia.rbgm@gmail.com)

Sin embargo, una vez al mes sí que uso un exfoliante que, por otra parte, os desaconsejo si tenéis la piel muy, muy, muy sensible. Es fuerte, sin duda, pero actúa realmente bien si somos suaves a la hora de usarlo.

Se trata de la Sal del Himalaya. 
Como os digo en el vídeo, existe cierta controversia en cuanto a si la sal del himalaya es tan beneficiosa como se publicita, o su tan sólo es una moda mal informada.
Lo que yo sí os diré es que no se extrae de la región del Himalaya como tal, sino de las minas de Khewra, en Pakistán, a unos 300km del área del Himalaya.
Hay quien dice que esta sal contiene más de 80 elementos que benefician al organismo y que no se pueden encontrar en otras sales. Otros dicen que esto no es cierto, y después de analizarla, que la sal del himalaya no se diferencia a nivel alimenticio de la sal de mesa normal más allá de su característico color rosado, fruto de su proceso de elaboración.

No voy a entrar yo en esta discusión, sólo a daros los datos que a mí me han llegado. Según los seguidores de esta sal, contiene minerales que ayudan a revitalizar y remineralizar la piel. Equilibra el pH y desinfecta más profundamente. 

Lo que está claro es que la sal es un exfoliante excelente, y si existe la posibilidad de beneficiarse de ciertos minerales extra, pues mejor que mejor.

Eso sí, si vais a probarla, aseguraos de afinar su textura (en el caso de que la compréis en cristales o sal gorda) antes de usarla en vuestro rostro.

Lo que me gusta de usar sal como elemento exfoliante, es que puedo combinarla con casi cualquier cosa, según me apetezca o pida mi piel. Así, además de exfoliar, nos beneficiamos de las propiedades del ingrediente extra. Digamos: miel para hidratar, limón para aclarar, aceites esenciales para darnos una experiencia más sensorial... ¡todo vale!

Os recuerdo, antes de probarlo, que tengáis cuidado, pues es un exfoliante muy fuerte que no puede tomarse a la ligera ni usarse con demasiada frecuencia, pues podríais dañar vuestra piel y terminar con lesiones mucho más problemáticas y más difíciles de combatir y eliminar.
Yo lo uso una vez al mes, dos como mucho y en casos muy concretos (en verano, sobre todo, en invierno ni me planteo usarlo más de una vez al mes)


En definitiva, estas son mis recetas (y producto comercial) favoritos de mascarillas y exfoliantes naturales.
¿Cuáles son los vuestros?

No olvidéis pasaros por mi rutina de día y de noche para completar la información de mi rutina facial natural.
Y yo os veo pronto con otro vídeo, esta vez será hablando de mi protector solar favorito, para cerrar esta serie de vídeos y pasar a otra cosa (mariposa. Lo siento, no puedo evitarlo)
¡Muá!

MI RUTINA FACIAL NATURAL | PARTE I: MAÑANA
MI RUTINA FACIAL NATURAL | PARTE II: NOCHE



Twitter Instagram Bloglovin Feed RSS Pinterest Youtube
Suscríbete por correo, ¡entérate de todo la primera!
Escribe tu email:

1 comentario :

  1. Hola!! Lo primero decirte que me ha gustado mucho el vídeo sobretodo lo que son productos caseros y naturales que siempre son los más respetuosos con nuestro organismo.
    Lo segundo es recomendarte que pruebes bicarbonato en esa mezcla para la exfoliación, limpia en profundidad al ser un gránulo muy fino, tiene propiedades antibacterianas, regula el pH de la piel y no la irrita lo más mínimo y lo mejor de todo es infinitamente más barato que la sal del Himalaya o de la periferia jajajaja (por si te da algo de tranquilidad mi hermana es dermatóloga y fue ella la que me lo recomendó a mi :D)
    Un besito y continúa así que ya tengo ansia de ver el siguiente vídeo!!

    ResponderEliminar